Home/ Blog

Síndrome del nido: ¿Qué es y por qué ocurre?

Somos mujeres y antes de poder estar tranquilas y relajadas y entregarnos a nuestros pensamientos felices, necesitamos tenerlo todo organizado, ordenado y planificado, especialmente durante el embarazo.

Si se pregunta qué tiene de malo, la respuesta es: absolutamente nada, hasta que se convierte en una obsesión.

¿Qué tiene que ver esto con el sindrome del nido? Descubrámoslo juntos en este artículo.

 

¿Qué es el sindrome del nido?

La palabra "nesting" viene del inglés "to nest". Suele ser una actitud que se relaciona con el instinto de toda madre en la naturaleza, de preparar el nido antes de la llegada de los cachorros para que todo sea perfecto. Por eso, es un término que se utiliza a menudo para referirse a las madres del reino animal que, de forma instintiva, protegen y acogen a sus crías de la forma más segura posible.

 

Lo que ocurre con las mujeres embarazadas es el mismo fenómeno. También recibe el nombre de "Instinto de anidamiento" y se caracteriza por un comportamiento más obsesivo hacia el orden, la limpieza y la planificación de todo lo necesario para mantener al bebé seguro en casa después del parto. 

Se trata de una necesidad que toda madre embarazada percibe como indispensable.


¿Cómo se manifiesta?

La creación de un entorno seguro ayuda a establecer un vínculo de apego profundo entre la madre y el niño. El síndrome de anidamiento puede manifestarse de diferentes maneras, aquí están algunas de ellas:

  • Limpieza: la futura madre empieza a sentir la necesidad urgente de limpiar toda la casa, desinfectar todo a la perfección, especialmente la cocina, antes de que llegue el bebé. Algunos estudios[1]han informado de la tendencia a tirar las toallas y las sábanas de la casa aunque estén en perfecto estado. La necesidad es tener todo nuevo y limpio.

En el estudio mencionado[2] anteriormente, algunas mujeres afirmaron que habían hecho que sus parejas desenroscaran los pomos de sus armarios para desinfectar todos los tornillos del interior.

  • Orden: El síndrome del nido se manifiesta en una necesidad incesante de ordenarlo todo, especialmente la ropa y los accesorios del bebé. Incluso si estos ya están listos y arreglados. U ordenar partes de la casa que están perfectamente arregladas, solo para comprobar que todo está perfecto.
  • Selección de las personas con las que sale: la futura madre empezará a sentir más la necesidad de quedarse en casa, dentro del espacio que está construyendo para ella y su bebé. Otra tendencia es la de seleccionar las personas con las que se junta en función de las que le inspiran más confianza y protección para su bebé.

Hay muchos otros comportamientos que caracterizan el síndrome de anidamiento en una madre embarazada. También varían mucho en función del carácter de cada una y de la aprensión diaria. Una persona superorganizada y que ya tiene un don para el orden puede tener este síndrome de anidamiento mucho más pronunciado de lo normal, precisamente porque todo se acentúa durante el embarazo.

 

¿Cuándo y por qué ocurre?

El síndrome de anidamiento, o sindrome del nido, suele producirse durante el tercer trimestre del embarazo y aumenta a medida que se acerca el parto. Es como si el cuerpo de la madre empezara a preparar el nido cada día a medida que se acerca el nacimiento.

¿Por qué ocurre esto? Una vez más, la respuesta a un comportamiento extraño por parte de nuestro cuerpo son las "hormonas" y quizás también el instinto natural de toda madre. Las hormonas siempre tienen un gran impacto en nuestras vidas, tanto física como psicológica y emocionalmente, en cualquier etapa. Son las palancas que conducen a acciones como ésta: preparar el nido al máximo para la llegada del bebé.

Es una necesidad. Preparar y tener todo listo también hace que la mente se sienta en orden. La mente y el cuerpo de toda mujer deben estar preparados para la llegada del bebé. Saber que todo está preparado te tranquiliza y hace que la experiencia del parto sea mucho más tranquila.

Así que al final es una obsesión. Pero es una obsesión que no hace daño a nadie, de hecho es un poco el testamento del futuro amor y cuidado que una madre tendrá por su hijo.


Prepara tu nido

Aquí tienes 5 cosas que puedes hacer para preparar mejor tu habitación infantil y la llegada de tu bebé durante el embarazo.

  • Compra para el bebé: compra todo lo que necesites, desde la cuna y el cochecito hasta el body y la ropa de cama del bebé. Puedes empezar cuando sientas la necesidad e ir haciendo poco a poco, lo que te ayudará a que esté todo preparado a tiempo. También te ayuda a imaginar a tu bebé con sus cosas en casa. ¡Qué buena sensación!
  • Dedica un armario solo para las cosas del bebé. Te resultará más fácil seguir ese orden y encontrar todo lo que necesitas.
  • Abastécete de pañales para las primeras semanas: nunca hay suficientes y no te preocupará quedarte sin ellos cuando llegue a casa.
  • Prepara la bolsa del hospital: un tema que le encanta a las madres. ¿Qué debe poner esta mochila? Sin duda, algunos cambios de ropa para ti, empezarás a salir de la cama durante tu estancia en el hospital y podrías ensuciarte con cualquier cosa. Será mejor que tengas preparada una segunda muda de ropa. ¿Para el bebé? Definitivamente también, al menos 3 cambios completos, algunos bodies (dependiendo de la temporada), un gorro para la cabecita, etc. Lleva también algunas mantas y una chaqueta para cuando salgas del hospital.
  • Habla con tu pareja y organizadlo todo juntos. Aunque te sientas obligada a prepararte y organizarte, es normal que te canses en las últimas semanas de embarazo antes del parto.

Convertirse en padre o madre es un trabajo en equipo; juntos somos siempre más fuertes.

 

[1] Informa la revista Evolution and Human Behaviour

[2] Informa la revista Evolution and Human Behaviour

 

0 comments. Write a comment

¡Deja tu comentario!

Empty content. Please select category to preview